Lunes 21 de Mayo de 2018

Lunes 21 de Mayo de 2018 10:19 am

Oscura historia de reimpresión de boletas electorales | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

La renuncia de Margarita Zavala a la candidatura presidencial tiene varias aristas que se mencionan tras bambalinas. Sin embargo, hacen temblar a los opositores de la expanista e incluso a su marido.


 


1.- En el ámbito familiar se desató una fuerte controversia por la administración de recursos financieros entregados al equipo de campaña de Margarita, mismos que fueron entregados íntegramente a la exjefa de a oficina de Presidencia de la República, Patricia Elizondo, con quien la exprimera dama tuvo serias diferencias por el cerco que le hizo a su esposo, Felipe Calderón, cuando despachaba en Los Pinos. Al parecer, escatimaba el dinero para campaña. Por ello, la ahora exaspirante presidencial, se quejó de la falta de recursos para la campaña. Elizondo fue “recomendada” por Calderón a la administración de los recursos de la campaña de su esposa.


 


2.- ¿Quiénes son los beneficiados de la salida de Margarita?, pues Ricardo Anaya y José Antonio Meade. Los tradicionalmente panistas, pero que detestan al PRI y no pueden ver ni en pintura a Andrés Manuel López Obrador, ven en Anaya la última “cheve” del refri. Obviamente se refugiarían en la alianza anayista. Sin embargo, hay muchos calderonistas que fueron humillados y pisoteados en su escalada al poder por el dirigente panista. Estos no quieren a Anaya y prefieren refugiarse con José Antonio Meade, quien fue funcionario de alto nivel del calderonismo. Estos tampoco irían con AMLO, fundamentalmente por razones ideológicas; le dan la espalda a la política socializante del tabasqueño.


 


3.- ¿Quién es el perjudicado? Pues simplemente es López Obrador, ya que los seguidores de Margarita son fundamentalmente de derecha o panistas con hondas raíces del panismo tradicional y de valores familiares de la democracia cristiana. Ahí está la clave.


 


Por ello, los dirigentes de Morena están preocupados por la reimpresión de las boletas electorales. Si dejan a Margarita en la boleta, muchos cruzarán en beneficio de la candidata independiente. Esos votos no irían al peculio de ninguno de los candidatos. Pero si la borran, entonces los beneficiados serían Meade y Anaya; en mucho menor medida Jaime Rodríguez, alias “El Bronco”.


 


Por ello, los que pide Morena es que no se reimpriman las boletas y, de esa manera varios miles, quizá decenas de miles de votos, se quedarían con Margarita. Un asunto de lógica sicológica, piensan. Un voto es un voto y los votos que sigan en el patrimonio de Margarita podrían marcarla diferencia de quien gane las elecciones. Las elecciones y la carroña electoral.






Déjanos tu comentario