Martes 8 de Mayo de 2018

Martes 8 de Mayo de 2018 08:15 am

AMLO habla de amor pero muchos de sus seguidores actúan con odio | EDUARDO RUIZ HEALY














Andrés Manuel López Obrador habla de amor, reconciliación y perdón y ofrece otorgarles una amnistía a los criminales que han puesto a México de rodillas, pero miles de sus seguidores manejan el lenguaje del odio, la división y la descalificación hacia sus detractores y, algunos de ellos, amenazan con asesinar a quienes se atreven a criticar o discrepar del candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia.


Desde hace años, muchos de sus seguidores, ya sean ciudadanos comunes y corrientes o individuos que pertenecen a los equipos de trols que el tabasqueño o sus colaboradores más cercanos han organizado y financiado para dominar la conversación en las redes sociales, insultan o amenazan con causar un daño corporal a aquellos que en Twitter o Facebook critican al caudillo morenista o emiten una opinión positiva del presidente Enrique Peña Nieto, de su gobierno o de los otros cuatro candidatos a la presidencia.


Personalmente he sufrido los embates de quienes apoyan y defienden la causa de AMLO; muchos colegas también.


 


 

Para estos lopezobradoristas furibundos (que algunos llaman pejezombies, por la irracionalidad con que actúan), quienes criticamos o cuestionamos las propuestas de AMLO o denunciamos la manera en que éste gobernó el Distrito Federal o lo calificamos de demagogo y populista, somos traidores a la patria, vendidos, corruptos, estúpidos, hijos de pu… y otras cosas similares. A veces, algunos de ellos amenazan con asesinarnos apenas tengan la oportunidad de hacerlo.


Y AMLO, sabiendo que esto ocurre, nada ha hecho o hace para contener a esa horda furibunda y amenazante que actúa en sentido contrario a su discurso de paz, amor y concordia. Si el tabasqueño en verdad quiere unir a los mexicanos, como lo asegura, debería demostrarlo pidiéndole enérgicamente a sus seguidores que respeten a quienes no piensan como él y se atreven a decirlo.


Si AMLO no logra que sus seguidores dejen de amedrentar a quienes no apoyan su causa ni aceptan sus ideas, es porque no quiere hacerlo.


Y si no quiere hacerlo tratándose de redes sociales, menos lo hará cuando sus seguidores decidan transferir a las calles del país su falta de tolerancia y respeto hacia quienes no piensan como ellos. Ya me imagino a un energúmeno como Paco Ignacio Taibo II movilizando a estas personas para intimidar o perseguir a quienes perciba como los enemigos de un gobierno lopezobradorista. ¿Será esa la movilización social a la que se refiere el asturiano cuando asegura que las empresas que no obedezcan los designios de AMLO serán expropiadas?


Si verdaderamente es sincero cuando dice que quiere unir a los mexicanos, tal vez es hora de que López Obrador lo demuestre exigiéndole a sus seguidores que en redes sociales se comporten de manera respetuosa y civilizada con sus detractores. Si no lo hace, mucho me temo que la intolerancia y agresividad de los pejezombies saldrá de las redes para tomar las calles.



















 

Déjanos tu comentario