Martes 1 de Mayo de 2018

Martes 1 de Mayo de 2018 09:01 am

¡Exprópialos, Andrés! | RAMÓN ALBERTO GARZA



Algo mas allá de un simple “no voy a estatalizar empresas” está obligado a hacer Andrés Manuel López Obrador para deslindarse de las escandalosas declaraciones de Paco Ignacio Taibo II.


El escritor de corte socialista, quien se ha desempeñado como secretario de Arte y Cultura de Morena, dijo en un video que circula en redes que -en caso de ganar las elecciones- si los empresarios no apoyan el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se debe iniciar un proceso de expropiación de sus empresas.


Creando un supuesto escenario post electoral, Taibo advierte en su arenga que “Andrés Manuel recibe en Los Pinos a una comisión de altos hombres de la finanza mexicana. Ahí está Slim, está la dueña de Cervecería Modelo para decirle: “Cuidado, Andrés, porque si avanzan ustedes en ese sentido nos llevamos las fábricas a Costa Rica”.


Y Taibo agrega amenazante: “Si ese mismo día, a esa misma hora, estamos dos o tres millones de mexicanos en la calle diciendo: “Si te quieren chantajear, Andrés, exprópialos. Chinguen a su madre. Exprópialos”.


Por supuesto que el extremismo manifestado por Taibo en un supuesto escenario estremeció los cimientos de la campaña lopezobradorista.


Lo último que necesita el candidato de Morena son chivos en cristalería que con sus estupideces vengan a estropear el largo camino de construir confianza en grandes sectores de electores, donde todavía abundan la duda y el escepticismo hacia su causa.


Y lo que Taibo hace con sus oficiosos pronunciamientos es lanzarle fuego a una hoguera en la que otros radicales como él –pero desde la derecha- intentan linchar “al peligro para México”. Tan perversos unos como los otros.


No es la primera vez que Taibo sale con estridentes absurdos. Lo hizo antes cuando intentó descalificar Alfonso Romo –coordinador del Plan de Nación de Morena- en sus posiciones sobre las reforma energética. Pero el empresario regiomontano no se ganchó y la dejó pasar.


Pero hoy este grito extremista de “Exprópialos. Que chinguen a su madre, exprópialos”, va mas allá de un simple ejercicio de la libertad de expresión como lo califica Andrés Manuel.


Sobre todo cuando la respuesta de López Obrador es tibia, al desmentir que no piensa en expropiaciones, pero no descalifica con la contundencia que el caso exige, a quien como Taibo, asumiéndose líder en Morena, difunde posiciones tan radicales.


Con ese silencio de no descalificar abiertamente a Taibo, lo que López Obrador echa a volar es la imaginación de sus adversarios e incluso de los indecisos, que piensan que no lo hace, porque en el fondo el candidato comulgaría con lo que dice Taibo.


O que sus relaciones con el escritor socialista son tan fuertes, que no se atreve a desmentirlo y descalificarlo públicamente por su nombre, aunque con esa confusión lo único que genere es una gran pérdida de adeptos o un alejamiento de los indecisos.


¿Se imaginan al Secretario de Agricultura declarando que si los agricultores no bajan los precios, se les expropien las tierras? ¿Y que en respuesta el presidente Peña Nieto solo diga: “No se crean, no es cierto” y el funcionario continúa despachando como si nada, sin pagar consecuencia alguna?


Si Andrés Manuel no quiere que Taibo se convierta no solo en su pesadilla y dolor de cabeza, sino en un abierto boicot a su campaña 2018, tendrá que asumir posiciones mas claras, menos tibias. Como corresponderían a quien busca ser un Jefe de Estado.



 



* Esta








 


 


@ramonalberto

Déjanos tu comentario