Viernes 27 de Abril de 2018

Viernes 27 de Abril de 2018 08:27 am

Jalisco ahogado en el terror | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

El deterioro de la seguridad en Jalisco no es un proceso que nace por generación espontánea. Esto lleva varios años, no muchos. Desde la administración del panista Enrique González Márquez, se inició la crisis en la entidad. El objetivo fue, fundamentalmente, la juventud que acudía a divertirse, estudiar o simplemente vivir. Desafortunadamente, los cárteles, en su guerra por el control de plazas, se asesinan y arrasan con quienes se encuentran a su paso. Jovencitas son secuestradas y desaparecidas.


 


Algunas veces sus cuerpos aparecen mutilados y violados. Todo ello, ha provocado un clima de incertidumbre y terror en las principales ciudades de la entidad. Ya no se puede vivir donde la ley no la impone el gobierno sino los grupos delincuenciales. Triste pero cierto. Con la administración de Aristóteles Sandoval, el clima se descompuso aún más. El número de secuestros aumentó en forma brutal. No hay un jalisciense que no conozca la familia de algún desaparecido.


 


Sandoval creó una fiscalía especial para desaparecidos. Sin embargo, los fiscales sólo pueden concluir que las corporaciones policíacas están infiltradas de criminales y que, ante ese muro, es imposible encontrar a culpables. Con el plagio y asesinato de 3 jóvenes estudiantes de cine de la UdeG, se desbordó la indignación de la sociedad de Jalisco.


 


Se van contra el gobernador Sandoval a quien demuestra su incompetencia para controlarla entidad y defender a sus gobernados de los criminales. Aunque está a punto de terminar su administración, a principios de diciembre, exigen la renuncia inmediata de Sandoval. Perdonan materialmente todo, hasta los abusos etílicos de González Márquez, pero el que les maten a sus jóvenes, no; eso no.






Déjanos tu comentario