Martes 3 de Abril de 2018

Martes 3 de Abril de 2018 09:00 am

Familia asesinada en fuego cruzado | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

En la guerra propagandística por la sucesión presidencial, el gobierno y, obviamente, el partido en el poder (PRI), pierden por la falta de oficio para responder ante ataques injustificados a instituciones. El motivo, pareciera que quieren bloquear al candidato oficialista José Antonio Meade. El domingo 25 de marzo, en Tamaulipas, un grupo de criminales organizados emboscaron a un grupo de marinos. Videos difundidos en las redes sociales, se escuchan más de 30 minutos de balazos.


 


En esa refriega una familia fue sorprendida por el fuego cruzado. Murieron dos niñas. Uno de los sobrevivientes afirma que le dispararon desde un helicóptero de la Armada y que los marinos que descendieron a rapel, impidieron que uno de los heridos, aún con vida recibiera atención inmediata. Según la Secretaría de Marina, al mando de Vidal Soberón, el calibre que presentaba el vehículo no correspondía al usado por las fuerzas armadas.


 


Es obvio que los marinos no buscaban asesinar a esa familia. Sin embargo, los acusan de haber disparado contra un vehículo donde viajaba la familia. Al revisar las fotografías de la camioneta atacada se aprecian los disparos a ras de tierra y no de arriba hacia abajo. Al mismo tiempo, los marinos tienen calibres muy gruesos, y los cuerpos de las víctimas no aprecian destrozos de miembros del tamaño de las balas oficiales.


 


Incluso, hay videos donde se aprecia que marinos trataron de proteger a la familia. Bueno, este es otro de los casos en donde apreciamos que la incapacidad de respuesta del Estado mexicano ante acusaciones infundadas en contra de sus instituciones, no sólo daña la imagen del gobierno, sino de todo el país. Es fácil acusar al Ejército o a la Armada, de cualquier abuso, ya que el gobierno no está preocupado en su imagen, sino en sobrevivir el día a día.


 


En el supuesto que haya sido error de las fuerzas armadas, con la adrenalina de la respuesta a ataque de grupos con preparación paramilitar, el gobierno de Enrique Peña Nieto debe salir a dar explicaciones y no dejar pasar este hecho como una mera anécdota. ¡Una familia murió en esta inexplicable guerra contra el narcotráfico y no hay explicaciones!






Déjanos tu comentario