Viernes 23 de Marzo de 2018

Viernes 23 de Marzo de 2018 10:37 am

Refinerías, ¿panaceas del pasado? | VICTOR SÁNCHEZ BAÑOS

 


 


Tenemos la experiencia mexicana de la euforia de vivir de un recurso como el petróleo, nos ocurrió con José López Portillo, quien nos dijo que deberíamos prepararnos para administrar la abundancia. No nos preparamos y ahora vemos que la riqueza se nos acabó en unas 3 décadas. Sin embargo, Chávez regaló para mantenerse en el poder, las utilidades petroleras.


 


Así aniquiló su riqueza en menos de 15 años. Por ello, políticos como López Obrador, preocupan si siguen con la estrategia de regalar dinero (13 mil pesos mensuales a cada una de las 43 millones de familias), lo que acabaría con los recursos destinados al gasto corriente. Ese dinero, según él llegarían de Pemex y el petróleo.


 


El oro negro es un recurso NO renovable; o sea que no es eterno y ya se lo acabaron los políticos. En pocas palabras no habría dinero para pagar médicos, policías, enfermeras y más de 12 millones de burócratas estatales, federales y municipales, serían despedidos.


 


En lugar de regalar dinero la clase política debe establecer mecanismos para estimular la creación de empresas, empleos, producción, consumo e inversión. Este sería el círculo virtuoso. Hoy, todo es al revés y con regaladores nos iría peor. Ahora bien, en el tema de las refinerías, es claro que la construcción de las mismas representaría un alto costo para el país.


 


Cada una, en estos momentos, nos costaría un promedio de 5 mil millones de dólares; si la compramos en Estados Unidos costaría menos de mil millones de pesos. Sí, es urgente reconfigurar la industria petroquímica nacional, pero tenemos que actuar sin fines políticos, sino de optimización de recursos y utilidades. Usar Pemex como botín político, como lo hicieron durante décadas los priistas, sería otro crimen.






Déjanos tu comentario