Viernes 16 de Marzo de 2018

Viernes 16 de Marzo de 2018 08:11 am

¿Refleja la sociedad corrupción de los políticos? | MARCO V. HERRERA B.

La pregunta que, de una manera seria, los mexicanos nos debemos de hacer es: ¿la sociedad es reflejo de los políticos corruptos o los políticos corruptos son reflejo de la sociedad? Es muy fácil echarle la culpa a alguien por los males de cada uno de nosotros, pero cuando vemos las acciones que como sociedad hacemos, entonces tenemos que pensar si los políticos son reflejo de lo que hacemos como sociedad, sé que suena como a trabalenguas, pero hay que analizarlo.


 


Hace algunos días vi un video de un camión de refrescos que fue detenido en Tierra Caliente, Michoacán, por un narcobloqueo (asunto que es una acción directa de grupos delincuenciales en contra del gobierno) y en donde mucha población salió a, literalmente, robarse todos los refrescos, se ve a la gente tomando las botellas y los paquetes de refrescos, lo hacen con prisa y con culpa, saben que están haciendo algo mal, pero lo hacen. Perdón que lo diga, pero son actos indebidos que se escudan en un acto social, ¿de alguna u otra manera si alguna de estas gentes llegara a un puesto de elección popular, si viera la oportunidad haría lo mismo, al manejar un presupuesto y poder?


 


Hace poco lleve mi auto al taller y de pronto me llamó uno de los mecánicos y me ofreció hacerme el cambio de aceite, por fuera del taller, y obviamente lo hacía más barato, sin decirle a nadie y pagado por fuera, ¿esa es una buena acción?, no, en pocas palabras es corrupción. Y como estos casos todos podemos dar muchos ejemplos diarios de nuestro entorno.


 


El problema es que no los queremos ver o entender como actos de corrupción (privada o individual) y que nada tiene que ver con la política, porque a ésta sólo la conocemos si la hacen a los políticos (y que definitivamente lo hacen). No los quiero defender, pero es urgente que reconozcamos que como sociedad el problema es bidireccional, de arriba abajo y viceversa, si no lo hacemos así, nunca vamos a arreglar nuestro problema y, definitivamente, no es un asunto de hacer una constitución moral, los valores están puestos sobre la mesa desde hace muchos años, es cuestión de hacerlos valer cada uno de nosotros.


 


El problema es que hoy, para esta contienda electoral, hay diez mil candidatos peleando 3 mil 500 puestos de elección popular, ¿estamos seguros de que buscan el puesto para servir a la sociedad, a su comunidad y a su país?, desafortunadamente, en una gran mayoría, podría decir que no y muchos no han sido políticos y lo van a ser por primera vez y quieren el puesto por tener poder y llegar a manejar un presupuesto y hacer negocio, ese es nuestro mal social.


 


Como sociedad, también tenemos muchas cosas buenas, ahí está la actitud ciudadana en el S19, pero se nos olvida y en el día a día, es la Ley de la Selva; cada uno debemos de hacer nuestro esfuerzo individual para poder hacer una gran sociedad como estamos destinados a serla, pero con esas actitudes seguimos pateando el balón para que otros corrijan.


 


marco.herrera@m3h.com.mx






Déjanos tu comentario