Lo bueno, malo y feo

Domingo 2 de Febrero de 2014

Domingo 2 de Febrero de 2014 12:40 pm

Seattle vs Broncos… ¡Tiempo de ser grandes!

Llegó la hora de consagrar al mejor equipo de la NFL, Halcones Marinos de Seattle y Broncos de Denver se verán las caras bajo el marco del Super Bowl XLVIII que se llevará a cabo este domingo en punto de las 17:25hrs, la cita con la historia es en el MetLife Stadium, casa de los Jets y los Gigantes. Muchas son las interrogantes en torno a la respuesta de los aficionados en un ambiente con temperaturas gélidas, el factor de la nieve o lluvia y las ráfagas de viento que puedan afectar el espectáculo del Súper Domingo, pero lo más importante son las dos escuadras que estarán en el emparrillado, ya que pocas veces podemos ver a la mejor ofensiva en cuanto a puntos anotados y yardas acumuladas contra la mejor defensiva en puntos permitidos y contra el pase.


Los Halcones Marinos tienen una defensa tan buena que de mantener el nivel por algunos años más puede ser comparada con la de los Cuervos de 1999-2000 o con la “Cortina de Acero”, y su fuerte es la cobertura en el juego aéreo con la mejor secundaria de la Liga encabezada por Earl Thomas y el polémico Richard Sherman. En cuanto a ofensiva se refiere, el peso recae sobre “La Bestia” Marshawn Lynch, encargado de conseguir las yardas difíciles y darle tiempo de posesión a los suyos. El cuerpo de receptores no tiene grandes nombres pero sí jugadores confiables dirigidos por Percy Harvin, y finalmente Russell Wilson, el joven mariscal de segundo año que no se ha visto bien durante la postemporada, pero que tiene la capacidad de correr cuando es necesario.


Los Broncos han sido prácticamente imparables al ataque con un Peyton Manning teniendo la mejor campaña personal y en la historia de la NFL con récord de yardas (5477) y de pases de touchdown (55), además de cuatro distintos receptores con 10 anotaciones o más y el resurgimiento de Knowshon Moreno. El punto débil de este conjunto era la defensiva, que con el paso de las semanas y las ausencias por lesión permitía muchas jugadas grandes y era incapaz de aplicar presión al pasador contrario. Sin embargo, en los últimos cuatro partidos, contando temporada regular y playoffs, han limitado a sus rivales a 17 puntos o menos enfrentando ataques poderosos como los de San Diego y Nueva Inglaterra.


Este será auténticamente un choque de polos opuestos, Denver tratará de retar a la secundaria de Seattle poniendo a tres receptores y un ala cerrada para obligar a los Halcones a realizar coberturas de zona, que es donde más han tenido problemas, y con pases rápidos y cortos en su mayoría por el centro para encontrar marcajes favorables contra los linebackers. A su vez, Seattle buscará en todo momento el juego físico para incomodar a los receptores de los Broncos y evitar que corran sus rutas, además de no darle tiempo a Manning para conectar con alguien, no es necesario que lo capturen, sólo que lo hagan moverse y golpearlo cuando se pueda.


Sabiendo lo que son las fortalezas de cada equipo, la clava pasará por lo que pueden hacer con sus puntos débiles, es decir, ¿qué tanto puede la defensiva de Denver frenar a la ofensiva de los Halcones y hasta dónde podrá el ataque de Seattle superar a la defensa de los Broncos? El que pueda ganar esos duelos y controlar el reloj tendrá las mayores posibilidades de proclamarse campeón. Para Denver sería el tercer trofeo Vince Lombardi mientras que para los Halcones el primero.

(Información de UNOMASUNO y DIARIO AMANECER)

Déjanos tu comentario