Lo bueno, malo y feo

Domingo 28 de Agosto de 2016

Domingo 28 de Agosto de 2016 09:21 am

Aumentan negocios que aceptan tarjetas sin contar con terminal de cobro bancaria



LA JORNADA.- Hasta hace unos años era muy raro ver artesanos, taxistas, vendedores de helados o en general cualquier comerciante pequeño que aceptara tarjetas de crédito o débito como formas de pago.


La razón es muy simple, era muy caro y para muchos de los negocios no era costeable.


Además del costo del aparato, los bancos requerían un pago por trámite de afiliación del comercio, otro por la instalación de la terminal y el cargo por la renta del equipo si la cantidad de dinero movilizada no pasaba un monto mínimo.


Sin embargo el desarrollo que en años recientes han tenido los teléfonos inteligentes ha permitido que negocios y profesionistas para quienes era impensable adquirir terminales de puntos de venta tradicionales accedan a tecnología de bajo costo que posibilita aceptar esas formas de pago.


Se trata de un lector de tarjetas de débito o crédito que se inserta en el teléfono o la tablet y funciona para hacer cobros como si fuera una terminal de punto de venta.


De acuerdo con datos del Banco de México en los pasados tres años el número de terminales de punto de venta distintas a las que ofrecen los bancos –también conocidas como agregadores financieros– se multiplicó por cuatro, al pasar de 41 mil en 2013 a 178 mil en los seis primeros meses de este año.


El director de sistemas de pago del banco central, Miguel Ángel Díaz, explica que una de las principales ventajas que han encontrado los clientes en dichos medios de pago es precisamente el costo, pues los dispositivos que han empezado a aparecer en el mercado tienen un precio muy bajo y no establecen niveles mínimos de operación.


Hace dos años, Geslie Martínez Suárez comenzó a utilizar un dispositivo que, al colocarlo en su teléfono celular o a una tablet con conexión a Internet, le permite cobrar mediante tarjetas de crédito y débito en su negocio de jugos en la ciudad de México.


Ella asegura que el dispositivo ha resultado bastante fácil de usar pues solamente hace los cobros y automáticamente ingresan en su cuenta de banco, de donde luego los puede sacar o trasladar a otros bancos.


También Guadalupe González comenzó a utilizar una terminal no bancaria hace unos meses, luego de que una amiga se lo recomendara para su negocio de helados. Asegura que en cuanto comenzó a usarla sus ventas se incrementaron 30 por ciento. Es increíble cómo la gente con las tarjetas de crédito y débito prefiere ya no usar efectivo, comenta.






El desarrollo de nuevos dispositivos y aplicaciones tecnológicas todavía tiene mucho por delante. Escanear con teléfono o tablet el código QR insertado en la foto para ver videoFoto José Antonio López


Una de las empresas pioneras en este tipo de mecanismos es Señor Pago, compañía fundada en 2011 y que actualmente cuenta con 23 mil terminales de punto de venta colocadas en el país.


En entrevista, su fundador, Pablo González, explica que el objetivo de su empresa es desarrollar nuevas aplicaciones que sean cada vez más accesibles para los usuarios.


El empresario asegura que este mismo año se comenzarán a comercializar aplicaciones que permitan a los usuarios hacer transferencias mediante el envío de un simple SMS y no desde teléfonos inteligentes, sino desde aparatos sin conectividad a Internet.


El presidente de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras (Condusef), Mario di Constanzo, señala que en años recientes ha habido un crecimiento notable de dispositivos que ofrecen opciones baratas para efectuar pagos, pero alerta que se trata de intermediarios no financieros que, aunque están regulados por el Banco de México, no lo están por la comisión.


En entrevista, el funcionario comenta que los comerciantes que deseen adquirir dispositivos para aceptar plásticos bancarios deben tener cuidado con los contratos que firman al adquirirlos, pues se trata de una relación entre particulares.


Sin embargo, explicó que quienes pagan en un local donde les cobran con ese tipo de dispositivos sí cuentan con la protección del organismo, pues al hacer el pago con su tarjeta de crédito o débito pueden hacer reclamaciones en caso de anomalías, como cobros indebidos o no reconocidos.


Para el director de sistemas de pago del banco central, Miguel Angel Díaz, el desarrollo de nuevos dispositivos que permitan a los usuarios intercambiar bienes y servicios mediante aplicaciones tecnológicas todavía tiene mucho por delante, pues los emprendedores apenas comienzan a explorar las posibilidades que ofrece la tecnología para hacer transacciones, las cuales, opinó son infinitas.









 

Déjanos tu comentario