Lo bueno, malo y feo

Sábado 13 de Agosto de 2016

Sábado 13 de Agosto de 2016 07:47 am

La Virgen de la Bala es para detener la violencia

MILENIO DIARIO.- La imagen es venerada por mujeres que le piden tener hijos, que el parto salga bien, así como que sus maridos no las maltraten y se porten bien, incluso llegan a verla policías y soldados para que los libre de un disparo y le dejan casquillos por Jorge Almazán.


 


En la Ciudad de México se realizan 350 fiestas patronales al año, 57 de ellas en Iztapalapa. Una es para la virgen de la Bala, una imagen bañada en oro y plata, y hasta hace 103 años con una corona de rubíes y perlas, la cual perdió ¡cuando fue empeñada!. En 1901 se la roban del hospital de leprosos de Jesús Nazareno y para 1913 el presbítero Rosendo Pérez Yniestra, originario de Iztapalapa, la encuentra ¡en el Monte de Piedad!.


 


La rescata, pero ya no tiene la corona, y se la lleva a la parroquia de San Lucas Evangelista, pero no le avisa a nadie y el culto disminuye. Para 1956, dice el historiador, la parroquia de San Lucas cae en ruinas y trasladan a la imagen al santuario del Señor de la Cuevita, pero el párroco la coloca en un nicho a la entrada del atrio. Ahí estuvo abandonada, en la calle, a la intemperie.


 


En 1958 alguien se la roba y la regresan en los 70, cuando la dejan adentro de la iglesia. Acotó que tiene dos fiestas patronales, una el 8 de diciembre, "por la evocación a la virgen en la Inmaculada Concepción, en el sentido de la aparición de la virgen de la Bala", y el 12 del mismo mes, "por la celebración de la aparición de La Guadalupana".






Déjanos tu comentario