Lo bueno, malo y feo

Martes 3 de Mayo de 2016

Martes 3 de Mayo de 2016 09:23 am

Construcción en México, estancada

El valor de producción generado por las empresas constructoras durante febrero del presente año creció 0.6% en términos reales respecto a febrero de 2015, el personal ocupado fue inferior en -1.2%ylas horas trabajadas en -0.5%, mientras que las remuneraciones medias reales pagadas se elevaron 0.9% a tasa anual.


 


El valor de producción generado por las empresas constructoras aumentó 0.5% en términos reales durante febrero con relación a enero, con cifras ajustadas por estacionalidad. Febrero es el último mes publicado, apenas este viernes 29 de abril por el INEGI. Asu vez, el personal ocupado en la industria de la construcción reportó un incremento de 0.3% durante febrero de 2016 frente al mes precedente, según datos ajustados por estacionalidad.


 


Un dato que sorprende es que a pesar del recorte público, las obras de ingeniería civil aumentaron4.4%en febrero y 3.8% en el bimestre, mientras que las de edificación, más ligadas al sector privado, cayeron -5.4% en febrero y -6.9% en el bimestre, lo que se convierte en una tendencia preocupante si consideramos las bajas tasas de interés y que existe crédito disponible en el mercado que crece con fuerza, según las cifras de los bancos que operan en México.


 


Si bien es cierto que las cifras alentadoras del sector de ingeniería civil, muy relacionado a la obra pública, podrían ser efecto del rebote del sector ante la paralización del año pasado, el mismo argumento no explica el por qué ha caído la edificación, en momentos donde los grandes desarrolladores, e incluso las FIBRAS, siguen anunciando nuevos proyectos en todo el país, con enormes rascacielos, centros comerciales y hoteles dentro de sus portafolios de expansión para este año.


 


Igualmente no podemos dejar de insistir en la necesidad de llevar a cabo una mayor cantidad de grandes proyectos de infraestructura nacional con beneficio público, pero con recursos privados, que se puedan financiar con diferentes instrumentos, ya sea una colocación nacional, internacional o mixta —donde debe incluirse el nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México—, para liberar dichos recursos y usarlos en proyectos que no sean rentables para la iniciativa privada.


 






Déjanos tu comentario