Empresas y Empresarios

Miércoles 25 de Abril de 2018

Miércoles 25 de Abril de 2018 08:06 am

La tormenta de Volaris | NAYELI MEZA OSORIO

REPORTE ÍNDIGO.- Se acabó la fiesta. Volaris vive una resaca de la que no saldrá tan fácil. La aerolínea desencantó al mercado luego de que reportó una pérdida neta de mil 118 millones de pesos durante el primer trimestre del año.
 
Como resultado, el viernes pasado las acciones de la empresa se desplomaron un 18.5 por ciento, a 13.14 pesos, y aunque en la jornada del martes recuperó su vuelo al cerrar con un avance de 3.45 por ciento, a 11.41 pesos por título, analistas advierten que sobre la empresa se ciernen nubes negras que, al menos por ahora, provocarán su desestabilización.
 
Las cifras de los tres primeros meses de 2018 estuvieron por debajo de la guía proporcionada por la empresa en términos de margen de operación, la cual ya había sido considerada como conservadora, explica Barclays en un reporte.
 
“Volaris, como cualquier otra aerolínea, está enfrentando a nivel bursátil severos problemas, pero, no por eso podemos decir que está en una crisis de la que no se podrá recuperar”, dice Rodrigo Soto-Morales, abogado postulante en materia de derecho aeronáutico.
 
En este momento Volaris se enfrenta a cuatro importantes retos:
 
1) Combustible
 
Cuando comenzó la caída del precio del petróleo, hace unos cuatro años, las aerolíneas fueron las más beneficiadas, pues, al no pagar altos precios por los combustibles en sus países de origen, aumentaron su poder adquisitivo, lo que motivó el turismo.
 
Sin embargo, el alza en los precios de la gasolina ha hecho que Volaris tenga que comenzar un aterrizaje forzoso.
 
El tema es un arma de doble filo. Por un lado, se prevé que en el futuro el combustible aumente su precio más de lo esperado por el mercado, lo que afectaría a la aerolínea y a todo el sector, pero, si los precios del crudo vuelven a caer esto perjudicaría a la economía mexicana. Sólo uno puede ganar.
 
2) Reguladores
 
El gobierno mexicano podría cuestionar algunas prácticas de la industria, advierte Citibanamex en un análisis, al explicar que bajo la lupa estarían el cobro a los pasajeros de productos adicionales, incrementando los costos del sector como el tiempo de descanso de la tripulación, entre otros.
 
3) Mayor competencia
 
El aumento de la competencia en el sector es resultado de una política de cielos abiertos entre México y Estados Unidos que comenzó en 2017 y que aumentó la capacidad, explicó Holger Blankstein, director de operaciones de Volaris, durante una conferencia con analistas.
 
Empresas como United y American Airlines se encuentran entre los principales competidores en el país.
 
El aumento de la competencia en el sector es resultado de una política de cielos abiertos entre México y Estados Unidos que comenzó en 2017 y que aumentó la capacidad
 
Además, un deterioro en la situación económica del país a causa de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones del 1 de julio presionarían a Volaris por una posible desaceleración en los ingresos por pasajero.
 
4) El Nuevo Aeropuerto
 
El retraso en las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) por un tema electoral impactaría en la demanda del tráfico aéreo y por consiguiente en la venta de boletos. A esto se suma otro factor externo: el clima.
 
“Debemos entender que la industria aeronáutica depende de la temperatura ambiente; dirección e intensidad del viento y la presión atmosférica”, detalla Soto-Morales.
 
 

Déjanos tu comentario