Miércoles 29 de Junio de 2016

Miércoles 29 de Junio de 2016 08:10 am

Dialogo sí, secuestro no

Oponerse contra cualquier manifestación libre y espontánea para expresar descontento simplemente es oponerse a las garantías constitucionales y humanas.


 


En México, la manifestación de malestar social de las minorías se convirtió en un instrumento de sometimiento y secuestro a las mayorías. Convertidos literalmente en delincuentes, varios grupos se apoderaron de las calles y las carreteras. Impunemente bloquean el libre paso, que constitucionalmente le corresponde a todos mexicano, e incluso saquean e intimidan a quienes viven, trabajan y estudian pacíficamente.


 


Miembros de la CNTE y otras organizaciones radicales, tienen secuestrados entidades como Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Chiapas. Tras los bloqueos de carreteras se frenó el suministro de combustibles y alimentos. Como rehenes impotentes cientos de miles de mexicanos sufren en silencio y sin poder manifestarse contra sus secuestradores. Mientras el Gobierno está pasmado y no actúa. Dialogo sí, secuestro no.






Déjanos tu comentario