Sábado 23 de Abril de 2016

Sábado 23 de Abril de 2016 08:35 am

Condusef, dientes de leche

 


Como respuesta del Estado mexicano a la necesidad de garantizar la adecuada defensa de los derechos de los usuarios de servicios financieros, el 19 de Abril de 1999 entró en funciones la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).


 


El objetivo principal del organismo es asesorar, proteger y defender a los usuarios ante cualquier conflicto e irregularidad que se presente entre éstos y las Instituciones que conforman el Sistema Financiero Mexicano. Así como la creación y fomento de una cultura adecuada respecto de las operaciones y uso de los servicios financieros.


 


En dicho año la Comisión era un organismo conciliador, es decir, únicamente daba asesorías, atendía quejas y emitía recomendaciones a las instituciones financieras. Era en aquel entonces algo así como un tiburón sin dientes.


 


Sin embargo, con las reformas a la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros de 2009, se le dieron nuevas facultades para supervisar y regular temas asociados a la transparencia financiera, sanas prácticas y publicidad para la banca y otras entidades financieras que otorgan crédito. Aún ni por asomo tenía dientes.


 


Pero su cambio más amplio y trascendental se deriva de la Reforma Financiera del 2014, a través de la cual nace el Buró de Entidades Financieras, se emiten las disposiciones en materia de sanas prácticas para los despachos de cobranza de las instituciones financieras, la prohibición de cláusulas abusivas en los contratos de adhesión, el nuevo Sistema Arbitral y la emisión de dictamen como título ejecutivo.


 


Hoy 17 años después, el organismo apenas enseña una débil hilera de dientes, de leche aún, que no alcanzan a los peces gordos del sistema financiero que reiteradamente incurren en ilícitos en contra de los usuarios, a pesar de los buenos deseos e intenciones de su actual presidente, Mario Di Costanzo, de redoblar sus esfuerzos para atender a las personas, sobre todos de escasos recursos, que hayan recibido un mal servicio o abuso por parte de instituciones bancarias.






Déjanos tu comentario