Miércoles 30 de Marzo de 2016

Miércoles 30 de Marzo de 2016 09:06 am

Sanción gigantesca a OHL

 


Tras de que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) impuso sanciones y acciones correctivas a OHL por 71.9 millones de pesos hubo dos reacciones inmediatas. Una de júbilo por parte de la empresa española y una de disgusto por parte de Infraiber.


El comunicado de OHL señala que “con estas resoluciones se da punto final al procedimiento de investigación realizado por la Comisión” y explica que  “en las conclusiones de la CNBV no se determinó la existencia de dolo o fraude en la actuación de las Emisoras y de las personas físicas, ni la existencia de un impacto en el sistema financiero mexicano o a terceros”.


Añade que OHL México cooperó con la Comisión Nacional bancaria y de Valores durante el desarrollo de los procedimientos y asegura que             la empresa española, en nuestro país, “mantendrá la rentabilidad garantizada como activo financiero, mientras se define cómo se contabilizará dicho registro en el futuro”.


Por el lado contrario, en su comunicado, Infraiber señaló que las sanciones y acciones correctivas a OHL México S.A.B de C.V. (OHL México), a sus subsidiarias Organización de Proyectos de Infraestructura, S.A.P.I. de C.V. (OPI) y OHL, y a empleados de OHL México y de OHL, por diversas conductas violatorias de la Ley del             Mercado de Valores, podrían ser insuficientes.


“El monto de las sanciones, que en conjunto ascienden a 71.9 millones de pesos, es el más alto que haya impuesto la CNBV hasta la fecha. Sin embargo podría resultar muy bajo en función de la gravedad de las irregularidades cometidas”, indica textualmente Infraiber.


Incluso Infraiber solicitó a la CNBV que en los informes de OHL (i) eliminen en su totalidad el falso ingreso (“otros ingresos de operación”) y la falsa utilidad que deriva del mismo; (ii) registren las pérdidas acumuladas que realmente tienen y ajusten a la baja el monto de su “capital contable”; y (iii) eliminen en su totalidad el falso activo (“rentabilidad garantizada”) que OHL México y OHL financian, refinancian y bursatilizan una y otra vez en el mercado, a pesar de que el mismo no ha sido reconocido ni aprobado por el Gobierno del Estado de México.


Para muchos, las sanciones impuestas a la empresa española, a pesar de ser las más altas de la historia, fueron un regalo para OHL, sobre todo por tratarse de un asunto “mexiquense”. Por eso el júbilo. Seguramente el asunto no concluirá ahí.






Déjanos tu comentario