Viernes 11 de Marzo de 2016

Viernes 11 de Marzo de 2016 08:44 am

Lula da Silva / Javier Duarte

Los santones de la política también cometen pecados. Ahora están las luces de la justicia sobre el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien es acusado de participar en un supuesto fraude cometido por empresarios del sector automotor, quienes habrían sobornado a funcionarios para obtener ventajas tributarias. Estos salvadores del pueblo, también se acercan a empresarios para lograr beneficios que quizá no sean para el beneficio de sus bolsillos, sino para sus partidos. El poder es, muchas veces, el bien más preciado por algunos; incluso, superior al dinero.


AQUÍ ENTRE NOS



Cada día que pasa y que Javier Duarte no es llevado a la justicia, se incrementa el pasivo político en esa entidad. El candidato priista, Héctor Yunes, no encuentra la cuadratura al círculo. Pero, sobre todo, el problema más grave es la falta de credibilidad del gobierno veracruzano derivada de la pésima acción política del gobernador.


 


Seguramente no es culpable de todo lo que se le acusa, pero si se lo preguntan a cualquiera, darán un juicio en contra. Para la comunidad es culpable, hasta de los delitos que no cometió. Recuerden lo que dijo Jesús Reyes Heroles: percepción es realidad y en Veracruz la realidad supera a la percepción.




Déjanos tu comentario