Martes 23 de Octubre de 2018

Martes 23 de Octubre de 2018 08:00 am

Usar a Banxico para otros objetivos es ir hacia una crisis: Díaz de León

ARENA PÚBLICA.- Imprimir dinero para perseguir objetivos de corto plazo en ciertos sectores, ajenos a la estabilidad de los precios, “termina siendo una receta muy dolorosa que acaba con crisis financieras profundas”, advierte el gobernador del Banco de México.


 


Y es que recientemente, de cara al cambio de gobierno que se dará el 1 de diciembre próximo, algunos legisladores afines al proyecto del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, han hecho diversos planteamientos sobre nuevos roles para el banco central, incluyendo modificaciones a la Constitución y a su ley orgánica.


 


Desde utilizar las reservas internacionales del Banco de México (Banxico) para impulsar los proyectos del gobierno que encabezará López Obrador, hasta sujetar al banco central al logro de objetivos económicos precisos establecidos por el Senado, una vez que se modifique la constitución para ampliar el mandato de Banxico y hacerlo corresponsable del crecimiento económico y de la generación de empleos.


 


Entrevistado en sus oficinas del Banco de México, en el centro de la Ciudad de México, Alejandro Díaz de León responde a estas iniciativas.


 


Dice que en el banco central han “visto con agrado” los mensajes del nuevo gobierno sobre respetar la autonomía del Banco de México y “de contribuir a la estabilidad con una conducción de las finanzas públicas congruente con un marco macroeconómico de estabilidad”.


 


Sin embargo sus preocupaciones son evidentes.  “Es muy claro que los instrumentos del banco central deben estar enfocados a propiciar estabilidad”, responde zanjando cualquier posibilidad de usar las facultades del banco central para la emisión de dinero con fines distintos a los estrictamente monetarios.


 


Si bien para el gobernador la estabilidad económica no es un fin en sí mismo, sí es indispensable para un crecimiento económico sostenido. De allí que usar expansivamente el crédito del Banco de México para beneficiar a ciertos sectores en detrimento de la estabilidad es caminar en una ruta peligrosa, explica.


 


También muestra su preocupación ante la propuesta de ampliar el mandato constitucional del Banco de México a uno de crecimiento económico y de generación de empleos.


 


“El banco central no tiene los instrumentos para cambiar el crecimiento potencial de la economía en un mediano y largo plazo”. Para Díaz de León, el crecimiento económico no es un objetivo que el banco central esté en condiciones de alcanzar con los instrumentos que posee el banco central y, si bien las condiciones monetarias pueden contribuir a suavizar estos ciclos, difícilmente lo pueden modificar de manera sostenible.


 


El gobernador explica que hay muchos otros elementos de política pública para promover un mayor crecimiento en la economía. “El crecimiento realmente gravita alrededor de usar mejor a la mano de obra, la tecnología, una mayor acumulación de capital, la productividad”.


 


Pero su rechazo es aún mayor a una sujeción del Banco de México a objetivos económicos impuestos por el Senado, como ha circulado en la Cámara Alta.  “Esto sería claramente ir en contra de la autonomía misma”, responde. Y añade, “estaría sojuzgando la emisión y el manejo del banco central a un criterio del Senado”.






Déjanos tu comentario