Domingo 3 de Junio de 2018

Domingo 3 de Junio de 2018 10:54 am

Respuesta de México-Canadá en acero… sí pega a EU


La imposición de un arancel del 25% al acero y del 10% al aluminio proveniente de México, Canadá y la Unión Europea, desde luego que entorpece las negociaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.


Sin embargo, las negociaciones estaban prácticamente paralizadas, en stand by, debido a la rígida postura de EU de querer todo y no ceder en nada.


SE SEGUIRÁ NEGOCIANDO EL TLCAN


Ahora, como bien lo dice el negociador mexicano, Ildefonso Guajardo, se seguirá negociando, pero los congresos que deberán revisar el nuevo acuerdo serán los nuevos cuerpos legislativos. Y lo más seguro es que ni el Congreso republicano de Trump permanezca, y que el Senado mexicano ya renovado sea el que deba aprobarlo.


Las negociaciones comerciales se mantienen, pero la imposición de aranceles por parte de Trump, y su secretario de Comercio, Wilbur Ross, claro que entorpecen los acuerdos.


México no puede ceder frente a las presiones para que EU obtenga todo lo que quiere en el acuerdo comercial (regla de origen del 75% en sector automotriz a favor de ellos, más la producción garantizada de un 40% en zonas con altos salarios que sólo las tienen ellos). Cuando el canciller Videgaray y el secretario Guajardo dicen que las negociaciones del TLCAN van a continuar, tienen razón. Pero todos sabemos que las negociaciones se dan en un ambiente hostil, donde Trump presiona, y sin la mínima diplomacia negociadora.


Además, ahora serán el nuevo Congreso de EU, así como el nuevo Senado mexicano, que se elegirá el 1 de julio, los que decidan y puedan hacer modificaciones a las negociaciones.


MOODY’S: LE COSTARÁ MÁS A EU


La medida arancelaria de EU es torpe. Se dan un balazo en el pie. Ya lo decía la agencia calificadora Moody’s, que tanto el consumidor como el productor estadunidense van a resentir el tener acero y aluminio más caros.


Importarán más caro el acero y aluminio para su industria automotriz, de conservas, química, etcétera. El que pagará esa política de Trump será el consumidor estadunidense, con automóviles y demás productos más caros.


La administración Trump impone aranceles al acero y aluminio de México, Canadá y la Unión Europea, con todo un sentido proteccionista y aislacionista. Para ello, recurre al argumento de que es un problema de seguridad nacional y, por lo tanto, de la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial que data de 1962. Con base en dicha ley, el presidente Trump puede imponer aranceles sin acudir al Congreso por estar sufriendo importaciones desleales, con subsidios (dumping).


CANACERO: EU TIENE SUPERÁVIT… NO SE ENTIENDE


La Canacero, Cámara Nacional del Acero, recuerda que la industria siderúrgica mexicana no recibe subsidios gubernamentales, como sí podría ser el caso de China. Además, Estados Unidos tiene un superávit con México en los últimos años, de alrededor de 3.6 billones de dólares, es decir, nos exportan más que lo que nosotros les vendemos. La Canacero también recuerda que somos una industria totalmente integrada a la región norteamericana, debido a que la mayoría de las exportaciones de acero de EU van a parar a México y Canadá (el 76% de sus exportaciones tienen como destino nuestro país y Canadá).


PEÑA-TRUDEAU, RESPUESTA CONJUNTA A TRUMP


Por ello, era tan importante que México y Canadá pudieran responder, en conjunto y con medidas espejo, a los aranceles estadunidenses. Es EU el que más pierde porque es el que más exporta a México y Canadá, y no nosotros ellos. Ayer mismo el presidente  Peña Nieto, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, mantuvieron una conversación, y ambos acordaron responder a Trump con la misma moneda: aranceles por la misma cantidad de daño que los originados por ellos.


Canadá dijo que el monto de sus medidas de represalia comercial sería por 12 mil 800 millones de dólares. Las de México han de ser un poco menores, porque les importamos menos.


Pero la alianza México-Canadá es importante para continuar negociando el TLCAN, y que el equipo de Donald Trump (Wilbur Ross, secretario de Comercio, y Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca), no quiera presionarnos para que cedamos en las negociaciones del TLCAN, porque es la industria estadunidense la que más está perdiendo con su medida.









 

Déjanos tu comentario