Viernes 1 de Diciembre de 2017

Viernes 1 de Diciembre de 2017 08:16 am

Adiós, Carstens | LOURDES GONZÁLEZ

La incógnita en el relevo del Banco de México sigue y Agustín Carstens deja el cargo con una inflación promedio de 3.9 por ciento durante su mandato, que inició en 2010.  


 


La salida de Carstens, que será efectiva este jueves, ocurre en un momento de presiones inflacionarias, incertidumbre por la relación comercial con Estados Unidos y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) así como el proceso electoral de julio de 2018 donde se elegirá al presidente de México. 


 


Con la inflación en un nivel que sorprendió al mercado al ubicarse en la primera quincena de noviembre en 6.59 por ciento, a tasa anual, la política monetaria podría ser más restrictiva. De acuerdo a las minutas de la Junta de Gobierno del instituto central del 9 de noviembre y en la que todavía no se conocía ese dato de inflación, algunos comentarios de sus miembros apuntan a un incremento en la tasa de interés de referencia en diciembre.


 


Al respecto, vale la pena señalar que en las minutas anteriores han señalado preocupación por las opiniones del mercado sobre recortes a la tasa de referencia en 2018, pero en las minutas publicadas la semana pasada, se habla explícitamente que se debe mantener el diferencial de tasas con Estados Unidos, agregando que existen más riesgos al alza para la inflación y que dejar la tasa en 7 por ciento podría posponer alcanzar la meta de inflación de 3 por ciento.


 


Lo anterior tendría efectos en la economía mexicana, cuyo desempeño para el tercer trimestre del año fue revisado a la baja y se mantuvo por debajo de las previsiones, de acuerdo a datos finales del INEGI.  En forma trimestral, el PIB se contrajo 0.3 por ciento, en comparación al 0.2 por ciento estimado, mientras que a tasa anual la expansión económica registró un crecimiento de 1.6 por ciento. El Índice Global de la Actividad Económica para septiembre fue mucho menos de  lo previsto, de 0.47 por ciento, en relación al 1.45 por ciento estimado.


 


Hacienda mantiene estimación


 


En el crecimiento del PIB de México incidieron los sismos, aunque de acuerdo a diversos analistas, la economía mexicana parece estar entrando en una desaceleración, en la parte final del 2017, como consecuencia de la anémica inversión y la caída del consumo a lo largo del año.


 


Frente al menor ritmo económico, el peso mantiene su buen desempeño y por tercer semana consecutiva recuperó terreno frente al dólar, que de acuerdo al gobernador del Banco de México, el nivel actual del tipo de cambio refleja el escenario pesimista sobre el resultado de la renegociación del TLCAN por lo que estimó que el peso está subvaluado respecto a la divisa estadounidense y la paridad cambiaria deberá ser de 17 pesos por dólar.


 


“Yo creo que en términos generales (el peso) está subvaluado. Este año se tuvo con el presidente Donald Trump una apreciación brusca hasta 22 pesos, pero después hubo un proceso de restricción monetaria importante y una buena reacción de política fiscal”, afirmó Carstens en una entrevista para una televisora.


 


Después de conocerse las cifras de crecimiento del país para el periodo de julio a septiembre, la Secretaría de Hacienda mantuvo la previsión de crecimiento para la economía mexicana en un rango de 2 y 2.6 por ciento para el presente año.


 


2-2.6% De crecimiento del PIB para 2017 es lo que espera la Secretaría de Hacienda


 


Según el comunicado de Hacienda, la desaceleración del PIB en el tercer trimestre frente al segundo trimestre se explica en gran medida por un impacto temporal y limitado de los desastres naturales que afectaron sobre todo la producción de petróleo y algunos servicios.


 


El legado de Carstens


 


Agustín Carstens señaló la semana pasada que se va poco satisfecho con el alza en la inflación, pero que confía que ésta se ajustará a la meta de 3 por ciento en el 2018.


 


“Me hubiera gustado en el ámbito inflacionario que la foto hubiera sido mejor, no estoy satisfecho (…) estoy en alta seguridad que estamos dejando la inflación a 3 por ciento hacia el año entrante”, manifestó.


 


“Me hubiera gustado en el ámbito inflacionario que la foto hubiera sido mejor, no estoy satisfecho (…) estoy en alta seguridad que estamos dejando la inflación a 3 por ciento hacia el año entrante”


 


Sobre el sucesor al frente del Banco de México descartó que sea un asunto de preocupación por quién vaya a ser el nuevo gobernador ya que los integrantes de la Junta de Gobierno son los que toman las decisiones colegiadas y conocen el desarrollo macroeconómico del país.


 


Pero citó tres grandes características que debe poseer su reemplazo: “que conozca bien la macroeconomía de México, el funcionamiento de los mercados, que crea en la autonomía del Banco de México y en su labor; que sepa comunicar”.


 


“Que conozca bien la macroeconomía de México, el funcionamiento de los mercados, que crea en la autonomía del Banco de México y en su labor; que sepa comunicar”


 


- Agustín Carstens


 


Gobernador del Banco de México


 


Para el economista Jonathan Heath, el gobernador del Banco de México se va con la mancha de entregar a su sucesor una inflación, con criterios de hoy, muy elevada.


 


“(…) el objetivo de inflación de 3 por ciento no se explica exclusivamente al final del periodo, sino más bien es permanente, por lo que realmente importa es la inflación promedio”, refirió en un análisis.


 


En los 15 años de Miguel Mancera en el banco central, la inflación promedio fue de 43.3 por ciento anual; con Guillermo Ortiz de 6.6 por ciento; y con Carstens 3.9 por ciento, agregó.


 


En los 15 años de Miguel Mancera Aguayo en el banco central, la inflación promedio fue de 43.3 por ciento anual, con Guillermo Ortiz de 6.6 por ciento y con Carstens 3.9 por ciento


 


3.9% Fue el promedio de inflación del mandato de Agustín Carstens en el Banco de México


 


Jonathan Heath explicó que sin quitarle mérito a Carstens, a él le tocó un vuelo más tranquilo. Por ejemplo, la publicación de las minutas de la Junta de Gobierno se empezaron a publicar con la llegada de Carstens, pero fue Guillermo Ortiz quien trabajó en el proyecto. Además, dijo que inquieta el proceso de designación del siguiente gobernador del instituto central porque se ha pospuesto el nombramiento hasta que Peña designe al  candidato presidencial del PRI y decida cómo barajar su gabinete.


 






Déjanos tu comentario